La comarca del Priorat. Un lugar mágico

Feb - 01 2016

casa rural cal eugenioEl Priorat es una comarca catalana mundialmente reconocida por sus excelentes vinos. Este es uno de sus máximos exponentes, pero está lejos de ser el único.

A caballo entre las Tierras del Ebro y el Campo de Tarragona, el Priorat presenta un terreno dominado por las colinas suaves y las puntuales elevaciones algo más escarpadas. Las vistas siempre dominadas por los viñedos en terraza evoca bucólicos sentimientos en un área de tierras pardas y horizontes anaranjados.

El turismo rural es una de las opciones más demandadas en esta zona y es por ello que las casas rurales en esta parte de Cataluña son abundantes. Estos alojamientos integrados en la tradicionalidad de los parajes ofrecen una magnífica oportunidad para los residentes en las grandes ciudades. Así se puede escapar del trajín constante, del estrés del día a día y de la monotonía de lo cotidiano. Disfrutar de un fin de semana, de un puente o incluso de unas vacaciones completas en una casa rural es reparador. El ritmo más lento de los pueblos del interior, el aire límpido, la belleza sanadora del entorno natural… Todo son ventajas. Un claro ejemplo es la casa rural Cal Eugenio, en Margalef, un pueblo tranquilo en donde los cultivos de olivos y almendros destacan en el paisaje.

La imponente Sierra del Montsant destaca por su valor ecológico y la gran disponibilidad de rutas para los amantes del senderismo. Los caminos discurren por quejigares, roquedos salpicados de especies vegetales poco frecuentes como el acebo o los tejos y paso a paso se dejan atrás las lajas de pizarra rojiza mientras que el encuentro con alguno de los muchos animales que pueblan estas colinas se adivina. Jinetas, hurones, cangrejos de río autóctonos, mariposas de todos los tamaños y colores, una avifauna sublime… Un deleite para los aficionados a la fotografía. No por nada es este enclave parte de la red de parques naturales de Cataluña.

En la multitud de pueblos que salpican la zona se puede disfrutar de un amplio abanico de platos de exquisito sabor. La gastronomía típica de la zona incluye comidas tan conocidos como la truitada con salsa, espinacas y judías verdes, los orelletes, los coques y las ensaginades. Comidas todas ellas contundentes, como cabe esperar de una tierra de labriegos y viticultores, de sabor fuerte y marcado que no dejarán a nadie indiferente.

La oferta natural y gastronómica se completa con el enorme valor histórico de los cascos urbanos de muchos de los pequeños pueblos. El visitante podrá descubrir antiguas iglesias, preciosas casas tradicionales hechas de los materiales de la propia tierra e incluso caseríos. Cabe destacar la cartuja de Scala Dei y el pueblo de Siurana, dos parajes de belleza inconmensurable.

Write you response