Margalef, un pueblo con encanto

Feb - 01 2016

¿Quién no ha soñado alguna vez con desconectar de los problemas en plena naturaleza? El pequeño pueblo de Margalef, situado en el valle del río Montsant, en la provincia de Tarragona, reúne en sus 34,60 kilómetros cuadrados un inmenso encanto que no hay que perderse si se desea hacer turismo rural en Cataluña.

turismo rural en cataluñaEsta joya del noroeste de la comarca del Priorato se encuentra resguardada del río en una zona estrecha del valle, en un territorio accidentado que dibuja cuevas, grutas y simas sobre su paisaje de roca. De hecho, muchas de las edificaciones del municipio descansan sobre la falda rocosa de la montaña.

Es el caso de la iglesia de Sant Miquel, una construcción neoclásica datada en el siglo XVIII y que, a pesar de haber sufrido los estragos del fuego en 1936, todavía conserva pinturas murales primitivas. O el caso de las casas centenarias de la villa que pueblan la cercana zona del Perxe.

Además, alejarse un poco del núcleo urbano permite disfrutar en plenitud de la naturaleza que rodea Margalef, donde se cultivan especialmente olivos, almendros y fruta dulce. No en vano, el pueblo se enmarca en el Parque Natural del Montsant y abre sus caminos a senderistas dispuestos a escalar, explorar y descubrir el entorno.

La ermita de Sant Salvador, construida en el siglo XVI y ubicada a unos 3,5 kilómetros; el amplio embalse de Margalef o cuevas como la Cova del Miracle o la Cova del Teix, que acoge un árbol de 1.200 años, son parajes de gran atractivo para el turismo rural en Cataluña.

Fruto de los paisajes naturales del municipio son sus productos autóctonos, entre los que destacan el aceite de denominación Arbeca y los vinos con D.O. Priorat y Montsant, sin olvidar los platos típicos como el conejo con caracoles.

La villa celebra su fiesta mayor en San Miguel, el día 29 de septiembre, mientras que el día de San Salvador, el 6 de agosto, es tradición subir a la ermita. Ambas fechas señaladas son interesantes si se desea conocer Margalef de la mano de sus vecinos.

En previsión de la llegada de excursionistas y amantes del ámbito rural que visitan el pueblo, existen diversas opciones para descansar en el corazón urbano, como la antigua casa reconstruida Cal Eugenio.

Write you response